BLOG

Cómo y por qué trabajar en la nube

Cómo y por qué trabajar en la nube

¿Por qué dar el salto a trabajar en la nube?

Los servicios en la nube nos dan varios motivos para dar el salto y plantearnos una estrategia Cloud, vamos a tratar de ver los principales:

  • Pago por uso: En la mayoría de grandes proveedores de servicios en línea, solo pagaremos por lo que usemos, es decir, si tenemos un equipo arrancado 8 horas al día, solo pagaremos por 8 horas al día de equipo.
  • Flexibilidad: A la que también podemos llamar escalabilidad o elasticidad, y que básicamente se trata de la opción de añadir o quitar recursos de Cloud computing a demanda, es decir, si tenemos una necesidad de ampliar recursos por un pico de trabajo, se puede ampliar en cuestión de minutos y de la misma manera, se pueden quitar o reducir recursos si ya no los necesitamos, pagando justo lo que necesitamos, nada más.
  • Disponibilidad: Debido al alto nivel de disponibilidad que nos ofrecen la mayoría de los proveedores de servicios en la nube, no tendremos que sufrir por una posible parada ante un fallo de hardware, ya que en la mayoría de los casos está completamente redundado.
Trabajar en la nube

¿Qué recursos puedes tener en la nube?

Hoy en día, se puede tener prácticamente cualquier recurso alojado en una infraestructura Cloud, aunque los más conocidos son las máquinas virtuales y las aplicaciones SaaS (Software as a Service, el ejemplo más claro de SaaS es el caso de Microsoft 365, donde se nos ofrece el software de Office en un modo de suscripción).

Aunque no son tan conocidos, también existen infinidad de otros servicios que podemos alojar en servicios Cloud, como por ejemplo Aplicaciones Web, Contenedores, servicios de almacenamiento de datos y de copia de seguridad, etc. en definitiva casi cualquier servicio puede ser alojado en el Cloud, incluso en el caso de Microsoft en concreto, aparte de todo lo mencionado anteriormente, podemos tener alojado nuestro ERP, mediante la plataforma de Dynamics 365, de manera que podemos cubrir prácticamente cualquier necesidad que tengamos utilizando la nube.

¿Las ventajas de trabajar en la nube en cuanto a software?

Básicamente, las que todos nos estamos imaginando, la primera y la más importante es la accesibilidad, tendremos nuestra aplicación accesible desde cualquier punto del mundo, sin que los informáticos de nuestra empresa no tendrán que habilitarnos un acceso para acceder desde fuera, sin estar físicamente en nuestra oficina.

La otra gran ventaja es el no depender del hardware, no tendremos que hacer una inversión en comprar el hardware necesario para correr las aplicaciones, mantenerlo, santiguarnos para conseguir un repuesto en caso de fallida, etc. Esto nos quitará preocupaciones, y sobre todo inversiones faraónicas cada vez que haya que comprar (o renovar) el hardware, ya que de esto se encargará nuestro proveedor de manera transparente y sin cortarnos el servicio.

¿Es seguro trabajar en la nube?

La gran pregunta, pues como en casi todo, la respuesta es relativa, es decir, la mayoría de los proveedores se acogen a un modelo de responsabilidad compartida, que vamos a explicar a continuación.

Los proveedores nos certificarán que su infraestructura es segura y que cumplen con todas las medidas y certificaciones de seguridad necesarias a nivel físico, es decir tienen toda la infraestructura de seguridad para que no entre cualquier individuo andando y rompa, robe, etc. ningún elemento físico de los Centros de Procesamiento de Datos (CPDs), incluso hay proveedores que te certificarán que se toman ciertas medidas en Ciberseguridad en cuanto a comunicaciones, etc. y aquí es donde llega el gran PERO, y es que ellos se harán cargo de la seguridad en cuanto a infraestructura, pero si nuestra aplicación no tiene una buena seguridad, nuestra máquina virtual tiene todos los puertos abiertos y publicados, etc. no se pueden hacer cargo, ya que esta parte de la seguridad corre a nuestro cargo, por ser nuestras aplicaciones.

De otra manera, también es posible añadir seguridad de la misma manera que lo haríamos con una infraestructura física, es decir, se puede crear una VPN y que sea necesario usarla para acceder a nuestros servicios en la nube, perderemos agilidad, pero ganaremos en seguridad si no estamos seguros de la seguridad de nuestras aplicaciones o si, simplemente, queremos estar más seguros.

quote

Con todos estos puntos repasados esperamos haber ayudado a entender algunos de los puntos clave de la computación en la nube, de todas maneras, para más información siempre se nos puede contactar en info@capris.es o al teléfono 93 218 85 00.